Modo de Empleo:  Tomar 1 cápsula diaria preferiblemente con comida.

El zinc es necesario para el correcto crecimiento y mantenimiento del cuerpo humano. Se encuentra en varios sistemas y reacciones biológicas y se necesita para la función inmune, la curación de heridas, la coagulación de la sangre, la función tiroides, reparación de la piel y mucho más.

Precaución: Sólo para adultos.  Este producto no esta diseñado para un uso prolongado; utilizar sólo según las indicaciones. No utilizar en caso de embarazo o la lactancia. Consulte a un médico si toma medicamentos o tiene una condición médica. Mantener fuera del alcance de los niños. Puede ocurrir una variación de color natural en este producto.

En el cuerpo, el zinc es uno de los minerales más comunes.

Casi 100 enzimas en el cuerpo usan zinc para funcionar. Desempeña muchas funciones y es crucial para la salud de todas las células, tejidos, órganos y huesos.

Es posible que los niveles séricos de zinc de una persona no reflejen con precisión su verdadero estado de zinc porque el zinc está presente en todo el cuerpo como un componente de las proteínas y los ácidos nucleicos. En más de 300 reacciones enzimáticas, es un pilar estructural para más de 3000 proteínas en su cuerpo. Hay más funciones biológicas asociadas con el zinc que con todos los demás minerales traza juntos.

¿Cuáles son los beneficios que puede proporcionar el zinc?

Apoyando el sistema inmunológico

Las deficiencias de zinc pueden afectar su sistema inmune y afectar su respuesta a los invasores. Una cantidad suficiente de zinc es imprescindible para el correcto funcionamiento de los glóbulos blancos.

Promueve el bienestar respiratorio

Los estudios han demostrado que una cantidad adecuada de zinc contribuye a la salud respiratoria, incluso cuando se enfrenta a desafíos estacionales.

Ayuda a reducir la acumulación de proteínas defectuosas en el cerebro.

En su cerebro, cuando las proteínas pierden su forma correcta debido al daño, dejan de funcionar correctamente y pueden agruparse. El zinc es esencial para las proteínas estabilizadoras, ayudándolas a mantener su forma correcta. La función cognitiva puede depender de este factor.

Mejorar el gusto, el olfato y la vista.

La falta de zinc puede provocar una pérdida del gusto, lo que a su vez puede provocar una disminución del apetito. Los órganos del gusto y el olfato pueden morir más rápido si tiene deficiencia de este nutriente. El zinc y la vitamina A trabajan juntos para ayudar a que tus ojos perciban la luz y envíen impulsos nerviosos a tu cerebro.

Apoyando la salud de los huesos

Es importante tener en cuenta que el zinc juega un papel vital en la composición de su matriz ósea y ayuda a mantener el frágil equilibrio entre la formación y descomposición ósea a medida que envejece. Además, ayuda a la mineralización ósea al actuar como cofactor de la fosfatasa alcalina, una enzima que se encuentra en las células óseas.

Apoyar el crecimiento y la replicación de células sanas

La replicación celular sana se rige por el ADN de sus células. La investigación muestra que el aumento de los niveles de zinc puede mejorar las roturas de las cadenas de ADN y las concentraciones de proteínas séricas involucradas en la restauración del ADN, así como estimular las funciones antioxidantes e inmunitarias.

Protegiendo su retina del daño celular

Según la investigación, el zinc puede posponer el inicio de la pérdida de visión relacionada con la edad, posiblemente al proteger contra el daño de los radicales libres a las células de la retina.

Ayudar en la absorción de nutrientes.

En su cuerpo, el zinc participa en una interacción compleja con otros nutrientes, incluido el folato, que ayuda a facilitar la absorción de nutrientes de los alimentos. La insuficiencia de zinc puede aumentar la necesidad de vitamina E. Además, el zinc es un cofactor en el metabolismo de los carbohidratos y las proteínas.

¿Síntomas comunes de la deficiencia de zinc?

  • Niebla mental
  • Infecciones respiratorias frecuentes
  • Problemas para dormir
  • Cicatrización lenta de heridas
  • Pérdida del apetito
  • Mal humor ocasional
  • Disminución del gusto y del olfato
  • Dificultad para oír
  • Disminución de la libido
  • Alergias alimentarias y ambientales
  • Pérdida de cabello y problemas de la piel
  • Problemas de estómago e intestino permeable

Es posible que usted no absorba ni utilice el zinc que consumes, incluso si obtiene suficiente en su dieta

¿Qué factores podrían reducir la absorción de zinc?

¿Qué papel juega el estrés?

Un contribuyente significativo a la deficiencia de zinc es el estrés emocional

Para ayudar a reparar el daño causado por el estrés, su cuerpo envía zinc a su cerebro, órganos, músculos y piel. Tener dificultad para controlar el estrés en su vida puede afectar negativamente su salud suprarrenal. El resultado de la fatiga suprarrenal no es solo una deficiencia de zinc, sino también una deficiencia de calcio y magnesio.

Para mantener un equilibrio saludable de hormonas, incluidas las hormonas tiroideas, debe consumir cantidades adecuadas de zinc. Además, el zinc contribuye a la producción de progesterona, cortisol y aldosterona, hormonas necesarias para una buena salud y una adecuada respuesta inflamatoria.

¿Quiénes corren mayor riesgo de deficiencia de zinc?

Los mayores de 60 años. Debido a que los pacientes mayores tienden a consumir menos zinc y también parecen absorber menos de lo que consumen, es importante que este segmento de la población preste más atención a su consumo de zinc.

Vegetarianos: la mayor cantidad de zinc biodisponible se encuentra en alimentos de origen animal como las ostras, el hígado y la carne de res de pastoreo. No solo son las mejores fuentes de zinc, sino que también pueden mejorar su capacidad para absorber zinc. El zinc de las plantas no se absorbe tan bien como el zinc de los animales. En comparación con los carnívoros, los vegetarianos pueden requerir un 50 por ciento más de zinc.

Pacientes con trastornos digestivos y gastrointestinales: los trastornos intestinales y digestivos pueden disminuir la absorción de zinc y aumentar la expulsión de zinc del tracto intestinal, el tracto urinario e incluso los riñones.

Consumo excesivo de alcohol: se estima que hasta la mitad de los alcohólicos tienen niveles bajos de zinc. La absorción de zinc en el tracto intestinal disminuye con el consumo de etanol, mientras que aumenta la excreción de zinc en la orina.

Mujeres embarazadas y/o lactantes: es esencial que haya altos niveles de zinc en un feto en desarrollo. El riesgo de desarrollar una deficiencia de zinc durante el embarazo aumenta si una mujer tiene niveles marginales de zinc antes de la concepción. La lactancia también puede reducir las reservas de zinc de la madre. Teniendo esto en cuenta, a las mujeres embarazadas y lactantes a menudo se les recomienda consumir cantidades más altas de zinc diariamente que otras mujeres.

¿Cuál es la mejor forma de zinc?

Para determinar las tasas de absorción comparativas de las diferentes formas de zinc, los investigadores midieron los niveles de zinc en el cabello, la piel y la orina, ya que estas áreas contienen las concentraciones más altas de zinc en el cuerpo. Según el estudio, los sujetos de prueba asimilaron más fácilmente el picolinato de zinc que el citrato de zinc y el gluconato de zinc.  

0503
2668 Artículos

Referencias Específicas

upc
703556975005

Otros productos de 10 en la misma categoría:

Comentarios (0)
No hay reseñas de clientes en este momento.